Popular Posts

jueves, 10 de mayo de 2018

Fotografía de producto

Uno de los temas que más me gusta fotografiar, a parte de naturaleza y atardeceres, son bodegones o cómo se les llama ahora, "still life". 
Cuando estaba en casa con la baja, sin poder salir demasiado a la calle, me las apañé para no dejar la fotografía de lado y me dediqué a hacer fotos a aquello que había en casa. Fue algo muy gratificante, porque aprendí como debía de dar la luz natural para que salieran mejor las fotos, pero sobretodo, tuve que dedicar tiempo a pensar en cómo hacer la foto, en cómo poner los productos y en cómo hacer que llamara la atención. En algunas lo conseguí y en otras no, pero al menos lo intenté.

Gracias al curso medio de la escuela Spectrum Sotos, estoy aprendiendo a hacer fotografía de producto, pero con flash. Los que me conocen, saben el "miedo" que le tenía al flash. Y os puedo asegurar que aún le sigo teniendo respeto. Quizá porque me habían dicho que era mejor la luz natural, que la luz del flash aplanaba los objetos, y sobretodo porque nunca lo había tocado (y eso que tenía uno, regalo de mis amigas), no me veía usándolo.

Pues bien, después de haber hecho fotografía de retrato y estos días fotografía de producto, puedo decir que estoy encantada con él. Si antes me gustaban los bodegones, ahora me apasionan, y sé que seguiré haciéndolos.

Ayer aprendí cómo dar frescor a las latas, cómo conseguir que a la gente que vea la foto le entre sed.






Pero lo mejor de todo fue que me lo pasé en grande haciendo estas fotos con mis compis. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS
Crisálida © 2016.
Volver arriba