Popular Posts

martes, 14 de noviembre de 2017

Dunkeld, Inverness, Lago Ness, El Castillo Urquhart y Pitlochry (Primera parte)

8 de Octubre de 2017, Dunkeld, Inverness, Lago Ness, Castillo de Urquhart y Pitlochry


Amanece en Edimburgo y tras un desayuno rico, con productos típicos de Escocia (un té y unas shortbread), nos ponemos camino a nuestra primera parada…Dunkeld. Es un pueblecito encantador, tranquilo, por dónde pasa un hermoso río, el Tay, que es el más largo de Escocia.


Además a este pueblo lo rodea un gran bosque, el cuál nos da la bienvenida conforme vamos llegando. Es el bosque de Birman, famoso por aparecer en Macbeth, de Shakespeare y por ser un lugar visitado por Beatrix Potter, quién se inspiró en él para escribir alguno de sus cuentos. Este bosque es una reserva natural de ciervos y águilas. De hecho, desde el coche vimos varios cervatillos.

Bajamos y comenzamos a recorrer las calles de este pequeño pueblo, descubriendo rincones. 




Nos adentramos por un callejón precioso, que iba a parar a orillas del Tay, dónde pudimos descansar, y hacer unas fotos. 


Las vistas eran impresionantes. Allá donde mirases había colores otoñales, y un cielo nublado donde se dejaban ver algunas zonas de color azulado. 





Luego recorrimos su calle principal, y llegamos hasta un puente de piedra precioso, por debajo de él pasaba el río.






La verdad es que no esperábamos ver muchas cosas en un pueblo tan pequeño, pero salimos contentos porque era precioso, tranquilo, con historia y lleno de naturaleza.

Nuestro próximo destino estaba un poco lejos, por lo que decidimos hacer una mini parada en Pitlochry, un lugar tan bonito, que a la vuelta teníamos que parar sí o sí.

Después de esta mini parada, fuimos derechos a Inverness. Disfrutamos por las vistas que nos ofrecía el camino. Montañas a lo lejos, cubiertas por la niebla, parajes llenos de verdor, lagos rodeando castillos, ovejas, vacas peludas, y caballos allá dónde mirases. Era un espectáculo para la vista. Pude hacer alguna foto con el móvil.




Al final llegamos a Inverness la capital de las Highlands, situada en la desembocadura del río Ness. Aparcamos en un barrio residencial y nos fuimos a pasear.




Inverness es bonita, tienes sus edificios victorianos, sus iglesias, etc…pero tras ver Edimburgo no me causó tanta impresión.


Fuimos por una orilla del río Ness, para luego volver por la otra. Cruzamos un puente que se movía. Sí, habéis leído bien, se movía y si daba la casualidad de que había bastante gente cruzándolo, la sensación era mayor.


Eso sí, desde el puente las vistas eran muy bonitas.



Visitamos el  el edificio más antiguo de Inverness, la Old High Church. Su torre es de la edad media. 



Y su cementerio es uno de los más bonitos.









Recorrimos la otra orilla del río Ness, de vuelta al aparcamiento.



El Castillo lo vimos de lejos. Y entramos en la Catedral de Saint Andrews, que en ese momento estaba vacía.



El próximo destino nos esperaba, con su leyenda bajo sus aguas. ¿Sabéis a qué me refiero? Sí, el Lago Ness.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS
Crisálida © 2016.
Volver arriba