Popular Posts

miércoles, 31 de agosto de 2016

Balneario de Panticosa

No quería que terminara agosto, sin poner el último sitio al que fuimos a principios de este mes. 
Después de Jaca, estuvimos pasando por varios pueblos como Sabiñánigo y Biescas, pero el destino fue el Balneario de Panticosa. Para ir hasta allí rodeamos un precioso lago, de tonos verde/azulados, que no pude fotografiar porque íbamos en el coche por un trayecto todo lleno de curvas.
Ilusa de mí pensé que las curvas acabarían, pero cuando llegamos a Panticosa, para subir al Balneario había que hacer un recorrido de 8km en coche, que para mí se me hicieron eterno. Y es que los que me conocéis bien, sabéis que tengo vértigo, y los que no lo sabíais os acabáis de enterar. Pues bien, el recorrido era todo curvas, con un precipicio al lado, que daba bastante respeto. Menos mal que en la familia tenemos un buen conductor. XD

Cuando llegamos al Balneario de Panticosa, ese largo trayecto mereció la pena. Las vistas eran increíbles. Estábamos rodeados de pura naturaleza. 
El color del agua era un azul turquesa espectacular. Había gente metiendo los pies, e incluso dándose un pequeño baño, y también algún perro valiente quiso probar el agua.

Había una casa de piedra, llamada "El refugio Casa de Piedra", por lo mismo. Es como su nombre bien indica un lugar donde poder parar a descansar, dónde incluso puedes hacer noche, dedicado sobretodo para aquellos a los que les encanta la montaña, y hacen rutas. Mientras comíamos allí unos ricos bocadillos, pudimos disfrutar de las vistas, que eran espectaculares.

Después de comer y descansar, quisimos acercarnos a ver donde estaba una de las cascadas que nos había dicho mi hermana, que por lo que se ve era preciosa, y te podías hacer fotos justo al lado de ella, e incluso tenía una especie de mini gruta. Pero por el camino que fuimos no pudimos encontrarla, en cambio pudimos ver desde lejos, otra de las varias cascadas que hay.

Además mi padre nos contó como antiguamente la gente cruzaba esas montañas para huir, algo que ya habíamos visto en la televisión en un documental, pero mirar hacia arriba y pensar que hubo mucha gente que cruzó esas montañas con el peligro que eso conllevaba, hace que se te ponga la piel de gallina.
Mirases donde mirases, se veía naturaleza en todo su esplendor. La majestuosidad de las montañas brillaba en todos los lugares. Es un sitio precioso, al que merece la pena ir, aunque lo pases un poquito mal durante el trayecto, si tienes vértigo, como yo. XD


No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS
Crisálida © 2016.
Volver arriba