Popular Posts

domingo, 4 de febrero de 2018

Belchite Viejo

Justo antes de acabar el año, mi hermana me preguntó si quería ir con ella, un amigo suyo y su novio a visitar Belchite Viejo. No dudé en apuntarme. La visita era guiada y a la hora que cogimos (las 8 de la tarde), contaban las leyendas de ese lugar que sufrió tanto.
Llegó el día y tras visitar Belchite Nuevo, con sus villancicos sonando a todo volumen por cada una de sus calles (eso nos pasa por decir que queríamos escuchar villancicos ^_^) y tomarnos un café para entrar en calor, nos dirigimos a la entrada de Belchite Viejo.
Allí tuve la suerte de coincidir con otra fotógrafa, que como yo, iba cargada con trípode. Tras hablar un rato de nuestra pasión por la fotografía, y tras preguntar si podíamos entrar con el trípode a hacer fotos, traspasamos la puerta con ilusión, porque podríamos hacer buenas fotos.

Mientras los demás se iban con la guía y escuchaban las leyendas (nosotras también lo podíamos oír porque estaba todo a oscuras y en completo silencio), nos dedicamos a colocar todo para hacer las primeras fotos.


Después de una, llegaba otro lugar increíble, rodeado de misterio, y no podíamos dejar de fotografiarlos. Todos ellos con las estrellas que surcaban el cielo, y con una luna que hacía que las fotos aún salieran más bonitas.






Cada uno de los sitios que íbamos viendo, daban respeto, tenían memoria, y sentimiento. Contaban todo por lo que habían pasado los habitantes de Belchite, todo lo que sufrieron.


En este lugar en concreto, se me puso la piel de gallina, quizá por lo que nos contaron, o quizá por todo lo que se notaba en el ambiente.



Lo último que antes de salir fue el Convento de San Agustín, que está en tan mal estado, que no pudimos entrar, por peligro de derrumbamiento.



Os puedo asegurar que todos los que entramos a visitar el pueblo, salimos con el corazón encogido. 

No sé como será verlo de día, pero de noche da mucho respeto. 

Ese día tuve sentimientos encontrados. Estaba feliz porque por fin había hecho fotos de starlight, y para ser las primeras no estaban nada mal, pero por otra parte estaba entristecida por lo que nos habían contado.

Lo mejor sin ninguna duda fue la gran compañía de mi sister, Axel y Álvaro. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS
Crisálida © 2016.
Volver arriba