Popular Posts

jueves, 20 de julio de 2017

29/52. Delicious/Delicioso

Hace unos días, paseándome por el blog de Desirée, vi varias recetas de cocina que me llamaron muchísimo la atención. Pero entre ellas hubo una que me sorprendió.
Los que me conocéis sabéis mi pasión por el té, en cada una de sus versiones, sabores, etc...pero el que menos me gusta es el rooibos, quizá porque no lleva teína, quizá por su sabor, no sé, pero nunca lo compro, porque sé que no lo voy a poder terminar. Así que cuando vi que una de sus recetas se llamaba "Cubitos de té chai", me paré detenidamente a leer, y me sorprendió que los hiciera con rooibos chai.
Decidí que era hora de darle una nueva oportunidad a ese té, y me propuse hacerla. Además de que es una receta sencillísima.
Aquí os la traigo:

Ingredientes para un litro:

-1 litro de agua
-15 gramos de té Rooibos Chai (Yo lo hago un poco a ojo. Si es un litro de agua, pongo cuatro cucharadas de las pequeñas de té)
-2-3 cucharadas de miel (sirope de arce, ágave, etc.... También se puede azúcar blanca, morena, o edulcorante. 

Preparación:

Hervimos el agua e infusionamos el té según el tiempo que venga recomendado en la etiqueta. En mi caso, compré el rooibos chai en The Tea Shop y el tiempo de reposo eran 6 minutos. Añadimos el endulzante de nuestra elección y removemos bien. Pasamos la bebida a la bandeja de cubitos que hayamos preparado, y lo metemos en el congelador varias horas. Si es toda la noche, mejor.

A la hora de tomarlo, añadimos en el vaso varios cubitos de té, y nuestra leche favorita (leche de vaca, de soja, de almendras, etc...) Si os gusta, podéis añadirle un poco de canela en polvo.





Os puedo asegurar que es una bebida diferente, que su sabor es delicioso, y os lo dice una a la que no le gustaba el rooibos. Desde que conocí esta forma de tomarlo, no hay día que no disfrute de esta receta, sentada con un buen libro en la terraza.
Si lo hacéis, contadme que os parece.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS
Crisálida © 2016.
Volver arriba